Las maravillas que nos aporta el limón para el cuidado de nuestro organismo, tanto por dentro como por fuera, son interminables. Este pequeño fruto de la naturaleza ocupa un primer lugar entre los frutos curativos, preventivos y de aporte vitamínico.

Posee grandes cantidades de Vitamina C , que refuerza las defensas del organismo para evitar enfermedades y funciona como agente desinfectante. También tiene Vitamina P, encargada de tonificar los capilares y vasos sanguíneos (lo que ayuda a cicatrizar las heridas). Por otra parte, es muy rico en minerales entre los que se destacan potasio, magnesio, calcio y fósforo (contiene también sodio, hierro y flúor).

Es el fruto medicinal por excelencia ya que actúa como curativo en más de 150 enfermedades. A continuación te presentamos algunos de los más destacables beneficios:

 

BENEFICIOS PARA LA DIGESTIÓN

El jugo de limón mezclado con agua caliente ayuda a evitar muchos problemas de digestión como náuseas, ardor de estómago y parásitos. Debido a su acción diurética, ayuda a eliminar líquidos. Al beber el jugo de limón con regularidad, ayudamos a que los intestinos eliminen los residuos de manera más eficiente aliviando el estreñimiento y aliviando los síntomas de indigestión (ardor de estómago y gases).

BENEFICIOS PARA LA PIEL

El limón nos hace tener una piel más saludable, luminosa y con menos impurezas. Al ser un antiséptico natural, actúa como un remedio anti-envejecimiento y puede eliminar las arrugas y puntos negros. Si se aplica agua con limón en las áreas de quemaduras pueden desaparecer las cicatrices.

BENEFICIOS PARA LAS DEFENSAS

El limón refuerza nuestro sistema inmunológico haciendo que nuestras defensas nos protejan ante bacterias y virus. Nos ayuda a eliminar las toxinas del organismo y esto favorece la recuperación de condiciones que se puedan padecer, como por ejemplo los dolores articulares, reuma o la gota. Estimular el funcionamiento del sistema inmunológico hace que nos ayude a prevenir infecciones y enfermedades (muy beneficioso en los cambios de estación).

AGENTE ADELGAZANTE

El agua de limón ayuda a adelgazar. Su valor calórico es muy bajo (unas 40 calorías por cada 100 gramos). Además, los limones tienen un alto contenido de pectina, una fibra que ayuda a controlar los antojos.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es mezclar el zumo de limón con agua tibia, lo que va a aumentar el calor corporal y la termogénesis (proceso que el cuerpo utiliza para quemar calorías). El agua de limón caliente mejora las posibilidades de pérdida de peso gracias a la potente vitamina C y agentes antioxidantes.

Otro beneficio de tomar jugo de limón es que incrementa los niveles de glutatión (principal antioxidante del cuerpo durante la desintoxicación) lo que hace más efectivo el proceso de pérdida de peso. Además, el jugo de limón es un diurético natural lo que conlleva a mejorar la retención de líquidos.

OTROS BENEFICIOS

Son muchos los que aseguran que tiene propiedades anticancerígenas (el jugo de limón se compone de aproximadamente 5% de ácido cítrico). Al beber jugo de limón con bicarbonato puedes ayudar a prevenir el cáncer. Mejora los problemas del sistema respiratorio, actúa como purificador de la sangre y como agente de limpieza, nos hidrata, y combate el mal aliento o halitosis.

 

 

Estos son sólo algunos de los beneficios que nos aporta el limón, pero hay muchos más. Eso sí, hay que tener en cuenta, que no todo el mundo puede consumir limón. Hay determinados casos en los que no es recomendable: descalcificación, anemia, acidez, estreñimiento, en periodo de menstruación o en enfermedades nerviosas. Y como todo, hay personas que lo toleran mejor que otras. Por ejemplo, las personas de constitución fuerte lo toleran mejor que los niños o las personas mayores.

 

¡Hazte fan del limón y añádelo a tu día a día! Notarás increíbles resultados 🙂