Existen muchas opiniones contrarias a la utilización del sirope de Agave como endulzante natural. ¿Qué hay de cierto en eso? Hablamos con un experto nutricionista como es Rafael Guardeño, además, director de Truefoods, para saber el porqué se utiliza en las bebidas de zumo este sustitutivo del azúcar.

En Truefoods, empleáis sirope de agave ecológico para endulzar de forma natural vuestras bebidas, ¿qué conseguís con ello?

Nuestros objetivos son varios y todos en el mismo sentido:

  • El sirope de agave tiene un poder edulcorante entre 1,3 y 1,5 veces mayor que el azúcar de caña o la panela, tenemos que añadir menos cantidad para conseguir la misma sensación de dulzor, logramos así un primer objetivo: reducimos la cantidad de azúcares presentes en nuestras bebidas frente a otras en las que se emplease azúcar de caña, por ejemplo.
  • El sirope de agave es rico en fructosa y posee un índice glucémico cercano a 13 frente a la glucosa (100) o la propia azúcar (65). Si se las compara con los zumos de referencia, nuestras bebidas reducen su contenido en azúcares de baja calidad nutricional (glucosa, fundamentalmente, de alto índice glucémico) y se enriquecen en azúcar de alta calidad (fructosa, de bajo índice glucémico), reduciendo el índice glucémico en un 30 %, aproximadamente.
  • La combinación de los dos efectos anteriores se traduce en bebidas de muy baja carga glucémica, ideales para una alimentación sana.

Todo lo que nos dice del agave suena muy bien, pero usted sabe que existe una corriente de opinión importante en contra del sirope de agave. ¿Qué hay de verdad en esto?

Agradezco la pregunta pues ya va siendo hora de aclarar con estudios científicos lo que de verdad existe en las afirmaciones que circulan por internet acusando al agave (y, por tanto, a la fructosa) de provocar sobrepeso o enfermedades cardiovasculares, insensibilidad a la insulina o hígado graso no alcohólico.

No quiero convertir esto en una clase de bioquímica, pero nos hará falta saber un poco sobre azúcares y su metabolismo cuando los ingerimos… [seguir leyendo]