BEBIDAS CON EDULCORANTES ARTIFICIALES: SEVERA INFLUENCIA EN ACCIDENTE CARDIOVASCULAES Y ALZHEIMER A LARGO PLAZO SEGÚN ESTUDIO PUBLICADO EN STROKE.

Los problemas derivados del consumo excesivo de azúcar por la población en general y, por los niños en particular, bien de forma directa o indirecta, provocaron un boom en el consumo de bebidas con edulcorantes artificiales, grandes y mayores consumimos cada vez más productos ZERO.

En mayo de 2017 se publicó en STROKE, una de las revistas científicas de la Asociación Americana del Corazón un estudio liderado por el Dr. Pase del Departamento de Neurología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston y comprendido dentro del Framingham Heart Study que ponía de manifiesto efectos muy nefastos a largo plazo (10 años) del consumo de bebidas edulcoradas artificialmente sobre el riesgo de sufrir accidentes cardiovasculares y demencia, incluida la enfermedad de Alzheimer.

Los autores estudiaron a un total de 2888 personas mayores de 45 años para evaluar  episodios de riesgo cardiovascular y a 1484 mayores de 60 años para los análisis de demencia.

Del total de individuos examinados, al cabo de 10 años se observaron 97 casos de problemas cardiovasculares y 81 de demencia (63 consistentes con la enfermedad de Alzheimer).

Después de realizar los ajustes estadísticos necesarios los resultados fueron abrumadores al comparar consumo de bebidas endulzadas con edulcorantes artificiales con bebidas sin edulcorar o edulcoradas con azúcar:  el riesgo de ictus isquémico era 2,96 veces más alto  y 2,89 veces mayor para la enfermedad de Alzheimer.


“In conclusion, artificially sweetened soft drink consumption was associated with an increased risk of stroke and dementia”. –Matthew P. Phase, PhD.; Beverage Intake, Incident Stroke and Dementia.  Stroke, 2017; 48: p 1145


Nuestra opinión “La publicación de este artículo coincidió en el tiempo con la publicación de un concurso de una de las grandes multinacionales de los refrescos para buscar un edulcorante natural bajo en calorías,  ofrecían 1 millón de dólares, a quien aportase soluciones. El problema está ahí y las bebidas siguen en el mercado, como puede verse, no se trata de una reacción adversa inmediata que provoque nuestro rechazo inmediato, con la excusa de los ZERO estamos tomando nosotros y dando a nuestros hijos unos aditivos que a largo plazo pueden provocarnos serios problemas de salud según el estudio publicado en la prestigiosa revista.

Estamos de acuerdo que el consumo de azúcar debe reducirse (tanto el naturalmente presente como el añadido), en ello trabajamos desde la fundación de Truefoods, alternativas como el Agave son una mejora importante respecto al azúcar debido a tres beneficios fundamentales: (1) su poder edulcorante es 1,5 veces más alto que el del azúcar, se necesita menos cantidad para obtener la misma sensación de dulzor, (2) el índice glucémico del sirope de agave es 4 veces más bajo que del azúcar y (3) la carga glucémica de bebidas edulcoradas con agave respecto a bebidas basadas en azúcar suele ser un 60-70 % inferior.

El grupo de expertos del International Carbohydrate Quality Consortium reunidos en Stresa, Italia, puso de manifiesto que una dieta baja en Índice y Carga Glucémica era relevante para la prevención de la diabetes y las enfermedades coronarias. Sinceramente, no sabemos a qué esperan algunos.


“When comparing daily cumulative intake to 0 per week (reference), the hazard ratios were 2.96 (95 % confidence interval, 1.26-6.97) for ischemic stroke and 2.89 (95 % confidence interval, 1.18-7.07) for Alzheimer’s disease). Sugar–sweetened beverages were not associated with stroke and dementia.

Matthew P. Phase, PhD.; Beverage Intake, Incident Stroke and Dementia.  Stroke, 2017; 48: p 1139