LA FDA AMERICANA DETERMINA QUE EXISTEN EVIDENCIAS CREIBLES SOBRE EL CONSUMO DE OLEICO EN ACEITES COMESTIBLES (oliva, girasol o canola)

Con fecha 19 de Noviembre la agencia americana ha concluido que después de una revisión sistemática de las evidencias científicas disponibles puede afirmarse y publicitarse que el consumo de 20 g de aceite con alto contenido en oleico (> 70 % del total de grasa consumida) reduce el riesgo de enfermedad coronaria. Para la obtención del beneficio, no debe incrementarse la grasa diaria consumida.

El ácido oleico es un ácido graso monoinsaturado y es el principal componente del aceite de oliva.


“The U.S. Food and Drug Administration (FDA) has determined that there is credible evidence to support a qualified health claim that consuming oleic acid in edible oils, such as olive oil, sunflower oil, or canola oil, may reduce the risk of coronary heart disease”. –

Center for Food Safety and Applied Nutrition


LOS ACEITES MARINOS SALEN MAL PARADOS DEL ESTUDIO DE HARVARD

Con fecha 10 de Noviembre se publicó en el New England Journal of Medicine el estudio más completo realizado hasta la fecha para determinar la influencia de una suplementación con aceites marinos y vitamina D3 en la evolución de la enfermedad cardiaca y el cáncer en más de 25.000 adultos mayores de 50 años.

Fórmula química del tirosol, base de los polifenoles presentes en el aceite de oliva virgen

Contra lo esperado y, después de más de 5 años de estudio, el grupo de investigadores concluyó que ni los suplementos de ácidos grasos omega 3 ni los de vitamina D3 provocaban una reducción de eventos cardiovasculares mayores (una combinación de infarto de miocardio, accidente cerebro vascular y muerte por causas cardiovasculares) ni de los casos de cáncer en la población normal.

Como parte positiva, los estudios realizados sí demostraban que el consumo de aceites de pescado tenían un efecto claramente positivo en la reducción del infarto de miocardio.

Por otro lado, los autores ponían de manifiesto que cuando hacían estudios de subgrupos, encontraban un efecto favorable del consumo de aceites marinos en individuos que antes del estudio apenas habían consumido pescado o eran afroamericanos.


“In this primary prevention trial with a median follow-up of 5.3 years, supplementation with n−3 fatty acids at a dose of 1 g per day did not lead to a significantly lower incidence of the primary end points of major cardiovascular events (a composite of myocardial infarction, stroke, and death from cardiovascular causes) or invasive cancer than placebo”

Dr. Manson. The New England Journal of Medicine


Los autores concluyen recomendando el consumo de suplementos para los grupos de población que no habían consumido apenas pescado y los afroamericanos (no ven inconvenientes en su consumo para el resto de la población) y piden al resto de consumidores que permanezcan expectantes a futuros estudios que pudieran aclarar estos resultados inconvenientes.

Aceite de Oliva Virgen Extra Ecológico y Saludable Truefoods

Nuestra opinión es que existen muchas evidencias que ponen de manifiesto la bondad de los ácidos grasos omega 3 y un solo estudio, por grande que sea, no puede tirar por tierra todos los estudios y conclusiones que ya existen.

Una vez más, el Aceite de Oliva se confirma como el aceite más saludable. Si a las evidencias americanas unimos las europeas sobre la influencia de los polifenoles del aceite de oliva virgen, nos encontramos con algunos aceites doblemente saludables como es el caso, de Truefoods Virgen Extra del que hablaremos en próximos números.