No queremos ser catastrofistas ni mucho menos. Pero, lo cierto, es que el excesivo consumo de azúcar a nivel mundial no traerá buenas consecuencias a largo plazo. ¿Por qué? El aumento de la obesidad y la diabetes en países como Estados Unidos es una realidad y ante esto solo cabe una solución: reducir su consumo y llevar a adelante una dieta equilibrada. Si bien, son los médicos y nutricionistas los que deben de alguna forma orientar a cada persona, el llevar hábitos saludables y un estilo de vida cuidado siempre es genera beneficios a para nuestro organismo.

El cuerpo y la mente necesitan energía y, también, descanso. Nuestro organismo necesita comer de todo y no pasarse tomando productos alimentarios con demasiada azúcar o grasa. Rafael Guardeño, doctor en Ciencias Químicas por la Universidad de Córdoba, explica las consecuencias que tendrá en la salud si no se controla mejor el consumo de azúcar.